La administración Trump elabora planes para castigar a China por el brote de coronavirus

0
915

La administración de Donald Trump está formulando un plan a largo plazo para castigar a China en múltiples frentes por la pandemia de coronavirus, lo que inyecta un nuevo elemento de rencor a una relación cuesta abajo ya crítica.

El esfuerzo coincide pero va mucho más allá de una estrategia de campaña electoral de culpar a Beijing para distraer de los errores de Trump al predecir y manejar una crisis que ya ha matado a más de 60.000 estadounidenses.

Múltiples fuentes dentro de la administración dicen que existe el apetito de usar varias herramientas, incluidas sanciones, cancelar obligaciones de deuda de EE.UU. y elaborar nuevas políticas comerciales, para dejarle en claro a China y a todos los demás, dónde sienten que recae la responsabilidad.

“Tenemos que hacer que la economía funcione de nuevo, tenemos que tener cuidado con cómo hacemos esto”, dijo un funcionario de la administración, que habló bajo condición de anonimato.

“Pero encontraremos maneras de mostrarle a los chinos que sus acciones son completamente reprensibles”.

Mientras tanto, la comunidad de inteligencia está bajo una enorme presión de la administración, con altos funcionarios presionando para averiguar si el virus salió de un laboratorio en Wuhan, China, dijeron dos fuentes familiarizadas con las frustraciones.

En una medida sin precedentes, la comunidad de inteligencia emitió un comunicado diciendo que estaba aumentando los recursos para el asunto como lo haría en cualquier crisis.

“Inteligencia continuará examinando rigurosamente la información y la inteligencia emergentes para determinar si el brote comenzó a través del contacto con animales infectados o si fue el resultado de un accidente en un laboratorio en Wuhan”, dice el comunicado.

Trump hizo referencia a la relación contenciosa entre las dos naciones el jueves, cuando dijo a los periodistas en la Casa Blanca que China no quiere verlo reelegido porque Estados Unidos está “obteniendo miles de millones” del país gracias a su acuerdo comercial.

Cuando se le preguntó si la retención de información por parte de China sobre el coronavirus estaba relacionada con socavar su reelección, Trump dijo que “a China le gustaría ver al somnoliento Joe Biden: llevarían a este país a dar un paseo como nunca lo había visto antes”.

CNN informó a principios de este mes que el Gobierno estaba investigando la teoría de que el virus se originó en el laboratorio pero aún no había podido corroborarlo. A principios de este mes, el general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, dijo que el peso de la evidencia sugiere que el virus era de origen natural.

The New York Times informó el jueves que funcionarios estaban presionando a los analistas de inteligencia para encontrar información que respalde la idea.

“Creo que lo resolveremos”, dijo un funcionario de la administración, cuando se le preguntó si era posible que nunca se establecería el origen del virus.

El choque entre Estados Unidos y China se está gestando en medio de la creciente sospecha dentro de la administración sobre el creciente desafío estratégico de China y la furia de que el virus destruyó una economía vista como el pasaporte de Trump hacia un segundo mandato.

“Estoy muy seguro de que el Partido Comunista Chino pagará un precio por lo que hicieron aquí, ciertamente desde Estados Unidos”, dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo, la semana pasada.

La confrontación se produce cuando ambas partes buscan explotar un entorno geopolítico ya fragmentado y sacudido por su rivalidad que ha sido completamente fragmentada por la pandemia.

A largo plazo, esto amenaza con causar decisiones incómodas para los aliados asiáticos de EE. UU. que no desean enemistarse con el gigante en su patio trasero. Y la creciente tensión podría tener repercusiones significativas para la economía global a medida que EE.UU. busca alejarse de las cadenas de suministro dominadas por China.

Hay serias preguntas que deben abordarse sobre la transparencia de China en los primeros días del brote en Wuhan y si su sistema autocrático fomentó un intento de encubrirlo. Estados Unidos no es la única nación que quiere respuestas en medio de una pandemia que ha devastado la economía global y ha costado cientos de miles de vidas.

En respuesta a la creciente presión, China ha lanzado un esfuerzo de propaganda para distraer de su propia culpabilidad, incluyendo culpar a los soldados estadounidenses por importar el patógeno en comentarios que enfurecieron a Trump.

La administración evalúa opciones

Los funcionarios señalan que encontrar formas de castigar a China será un asunto delicado.

“Encontraremos el momento adecuado”, dijo Pompeo el miércoles. En las circunstancias extremas de la pandemia, China tiene la capacidad de contraatacar a Estados Unidos, lo que hace que sea “irresponsable” lanzarse demasiado duro demasiado pronto, dicen las autoridades.

Con Estados Unidos afectado por la escasez de equipos de protección personal, dispositivos médicos, medicamentos biológicos y productos farmacéuticos de fabricación china, es vulnerable a la interrupción a corto plazo en las cadenas de suministro establecidas en medio de una pandemia que ha infectado a más de un millón de estadounidenses.

Pompeo pareció demostrar esta limitación la semana pasada cuando le preguntaron sobre los nuevos controles de exportación chinos que han impedido que los suministros médicos lleguen a EE. UU. En privado, los funcionarios de Estados Unidos están furiosos, pero en público Pompeo usó un lenguaje delicado.

“La buena noticia es que hemos visto a China proporcionar esos recursos. A veces son de compañías estadounidenses que están allí en China, pero hemos tenido éxito”, dijo Pompeo.

“Contamos con que China continúe cumpliendo con sus obligaciones contractuales y obligaciones internacionales para brindarnos esa asistencia y vendernos esos bienes”, dijo Pompeo.

A largo plazo, especialmente si Trump gana la reelección, el esfuerzo de Estados Unidos probablemente tratará las cadenas de suministro fuera de sus fronteras como prioridades de seguridad nacional en lugar de simplemente como cuestiones económicas.

“Si no lo hacemos frente a esta crisis, le habremos fallado a este país y a todas las generaciones futuras de estadounidenses. Está claro”, dijo a CNN el asesor económico de Trump, Peter Navarro.

Un giro tenso en las relaciones entre EE.UU. y China

La postura endurecida hacia China es consistente con el rechazo de Trump de los principios de los lazos chino-estadounidenses que se remontan al cortejo del presidente Richard Nixon del entonces cerrado estado comunista a principios de la década de 1970.

Trump dice que el proceso de introducir a Beijing en la economía mundial en un esfuerzo por evitar un choque entre el poder dominante, EE.UU., y el naciente China, –conocido como la trampa de Tucídides– ha sido un desastre.

Él ha argumentado que Washington ha envalentonado y enriquecido a un enemigo con casi tres veces su población y que ha “violado” a la industria estadounidense en la fuga de trabajos manuales en el extranjero.

Fue un mensaje que electrizó a los partidarios de Trump en el decadente cinturón de óxido de EE. UU. en 2016 y en el que confía para calificar a su presunto oponente demócrata como una herramienta de la élite de la política exterior para apaciguar a China en noviembre.

“Esta es la forma natural de hacerlo. Es la única forma de hacerlo. Es prácticamente el tema principal de la campaña”, dijo un funcionario familiarizado con los esfuerzos de mensajes de la campaña centrados en China.

La estrategia de seguridad nacional de la administración, que se presentó en 2017, también presenta a China como un competidor y un poder revisionista.

Pero como suele ser el caso, la línea dura de la administración se ve socavada o atenuada por la personalidad y el enfoque poco ortodoxo del presidente en su trabajo.

El enfoque excesivamente personalizado de Trump hacia los líderes mundiales y su fijación por preservar su amistad con Xi también contradicen directamente su estrategia política y diplomática.

“No estamos contentos con China”, dijo Trump el martes, pero sus declaraciones se vieron socavadas por las múltiples veces que elogió al presidente chino Xi Jinping por su manejo de la pandemia a principios de este año, aparentemente motivado en parte por el deseo de mantener un acuerdo comercial China-Estados Unidos, uno de los pocos triunfos limitados de su administración, en camino.

Una desventaja de la insistencia de Trump en forjar amistades con líderes fuertes es que hace que las relaciones nacionales sean más susceptibles a fracturas en los lazos personales.

Tanto Trump como Xi son los líderes nacionalistas más agresivos de sus dos naciones en décadas, y están dispuestos a flexibilizar el poder personal de una manera que puede causar relaciones exteriores volátiles.

Y el presidente de Estados Unidos no está solo al enfrentar incentivos internos para iniciar la confrontación. Si bien los líderes del Partido Comunista de China disfrutan del poder absoluto, son susceptibles a las presiones políticas internas, especialmente cuando intentan, como Trump, desviar la atención de sus propios errores de virus.

En su propia ofensiva de desinformación, Beijing culpó a las tropas estadounidenses por llevar el nuevo coronavirus a China. El martes, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, acusó a los “políticos estadounidenses” de decir mentiras descaradas sobre la pandemia.

“Tienen un solo objetivo: tratar de eludir la responsabilidad de su propia epidemia y sus medidas de prevención y control y desviar la atención pública”, dijo Geng.

La retórica acalorada sobre el virus amenaza con desatar una reacción en cadena de desconfianza y tensión que empeora las tensiones entre EE. UU. y China exacerbadas por la guerra comercial de Trump, los puntos conflictivos territoriales, incluido el Mar del Sur de China y la campaña global de EE. UU. contra el gigante de las comunicaciones de Huawei.

La exsecretaria de Estado de Estados Unidos, Madeleine Albright, advirtió a CNN la semana pasada que el acaloramiento era peligroso.

“Francamente, cada lado está presionando el hipernacionalismo del otro y no estamos llegando a ninguna parte”, dijo.

El congelamiento de la relación Estados Unidos/China

Las relaciones con China se han desplomado en los últimos años, en medio de las crecientes tensiones sobre el comercio, los reclamos territoriales de Beijing en el Mar del Sur de China y su surgimiento para desafiar estratégicamente a EE.UU.

La decisión de Trump de congelar los fondos para la Organización Mundial de la Salud, basándose en afirmaciones de que la organización era demasiada cercana a China, también podría socavar aún más la influencia de Estados Unidos, especialmente en Asia, donde su retirada de la Asociación Trans-Pacífico fue una gran victoria para Beijing.

China tiene un historial de exagerar su mano e impulsar a las potencias regionales de regreso a la órbita de EE. UU. La administración de Obama explotó tal paso en falso al enfocarse en Asia.

Fallas recientes, como equipos de protección personal defectuosos enviados a Europa, han empañado la diplomacia del coronavirus de Beijing. El tratamiento racista hacia los africanos en la ciudad de Guangzhou, en el sur de China, ha tenido un efecto similar. Y a pesar de sus esfuerzos por cambiar la historia, China nunca puede escapar de la notoriedad de ser la incubadora de la enfermedad y las afirmaciones de que su sistema autocrático fue responsable de retrasos críticos en la lucha contra el virus.

Entonces hay un terreno fértil para que la administración Trump explote en su esfuerzo por castigar a China. Pero su propia actitud dominante en los años de Trump y un esfuerzo mal administrado para combatir al covid-19 desafían la credibilidad de sus esfuerzos.

“Realmente no hay nadie que no quiera ver a China responsabilizada por el intento de encubrimiento político, que ralentizó la conciencia internacional y permitió que el virus se extendiera. Hay un resentimiento en todo el mundo”, dijo Danny Russel, un funcionario del Departamento de Estado de la era Obama a cargo de la política de Asia Pacífico. “Pero creo que sería difícil encontrar un líder político en Asia o Europa que no crea que este impulso contra China por parte de la administración Trump es una medida completamente política. Están tratando de desviar la culpa de la catastrófica incompetencia de su administración.”

Fuente: https://cnnespanol.cnn.com/2020/05/01/la-administracion-trump-elabora-planes-para-castigar-a-china-por-el-brote-de-coronavirus/