Una pareja adopta una niña ucraniana y descubre que es una adulta con enanismo cuando intentó matarlos

0
751

En mayo de 2010 Kristine y su ex marido Michael Barnett decidieron ampliar su familia: adoptaron una niña ucraniana de seis años llamada Natalia Grace, que sufría un trastorno del crecimiento óseo llamado displasia espondiloepimetafisaria.

No obstante, esta etapa de su vida rápidamente se convirtió en una pesadilla con escalofriantes similitudes a la película de terror La huerfána. La pequeña que habían adoptado era en realidad una joven de 19 años con enanismo.

Aunque el primer año en su nuevo hogar fue relativamente tranquilo, al paso del tiempo la supuesta niña empezó a manifestar síntomas de inestabilidad mental. De acuerdo con la madre adoptiva, Natalia intentó asesinar a sus padres adoptivos en más de una ocasión: “Ella quería matarnos“. Según ha relatado Kristine al diario británico Dailymail, ésta intento empujarla contra una cerca eléctrica, envenenarla echando lejía en su café e incluso amenazó con apuñalarla a ella y a su marido.

Una imagen de Natalia con su padre en un viaje familiar.

Los Barnett, alarmados por su comportamiento, llevaron a la niña a un centro de salud mental. Durante la revisión, los especialistas le aseguraron a la pareja que la edad de su hija adoptiva era “claramente inexacta”. Los responsables del centro le explicaron al matrimonio que los dientes de Natalia, así como su desarrollo sexual, no correspondían para una persona de su edad. Uno de los especialistas incluso les aseguró que las pruebas demostraban que tenía más de 18 años.

A pesar del diagnóstico, Natalia permaneció con la familia hasta 2013, cuando los Barnett decidieron abandonarla. “Hacía dibujos en los que mostraba que quería matar a miembros de la familia. Quería enrollarnos en una manta y enterrarnos en un patio“, explica la madre. Añade que muchas noches no pudieron dormir hasta que ella no lo hiciera: “No podíamos irnos a dormir y escondíamos todos los objetos afilados“.

ARRESTAN A LOS PADRES ADOPTIVOS

Después de un tiempo, en el que Natalia intentó repetidamente acabar con la vida de sus padres y hermanos adoptivos, la familia se mudó a Canadá. Sin embargo, no la dejaron desamparada: le alquilaron un piso en el condado de Lafayette, en EEUU, le ayudaron a sacar un número de seguridad social y le dieron cupones para comprar comida. Varios años después, tras no saber nada de ella por meses, la pareja fue detenida por las autoridades de Indiana, EEUU, por abandono a un menor.

El arresto se produjo después de que Natalia declarara ante la policía en 2014 que sus padres la habían abandonado cuando tenía 11 años. Para reforzar su testimonio, la joven se apoyó en una supuesta prueba ósea realizada por un experto. Los resultados apuntaban que tenía ocho años cuando fue adoptada y 11 cuando la abandonaron. No obstante, las pruebas no coinciden con las obtenidas por la familia Barnett.

Actualmente, la familia y su hija adoptiva se enfrentan en los tribunales para desvelar la verdad. Mientras que Natalia Grace asegura que nació en 2003, la familia Barnett asegura que la “niña” pudo haber nacido en 1989 y podría tener hasta 30 años de edad.

LA HUÉRFANA

Por su parte, la película La huérfana, que se estrenó en 2009, se basa en una historia real: el caso de Barbora Skrlová. Barbora, una mujer de 33 años nacida en República Checa, padecía un caso de hipopituitarismo, una condición que le impedía crecer y que le hacía parecer una niña de 13 años. En su adolescencia fue ingresada en un centro psiquiátrico por sus tendencias psicópatas, del que se desconoce cómo logró salir. Años después conoció a las hermanas Klara y Katherina Mauerová, que también padecían problemas mentales, y que vivían junto a sus hijos en su localidad natal checa, Kuim.

Se desconoce cómo Barbora convenció a las mujeres de que era una niña de 13 años. Consiguió que la adoptaran para formar parte de su familia. Entonces comenzó la pesadilla para los hijos de las hermanas Mauerová, que veían como Barbora cometía travesuras para que les castigaran a ellos.

Barbora incitó a Klara y Katherina a unirse a una secta religiosa, El Movimiento Grial, cuyo líder, conocido como El Doctor, se comunicaba con sus fieles por mensaje de texto y les recomendaba practicar el canibalismo, la promiscuidad sexual y el incesto.

Diseñaron unas jaulas en las que introdujeron a sus hijos desnudos y, cuando estaban a punto de morir de hambre, Barbora convenció a las hermanas que lo mejor era engordarlos para después cortarles trozos de piel y comérselos delante de ellos.

Todo este horror se destapó por una casualidad: las tres mujeres tenían un equipo de vigilancia para bebés instalado en el sótano, junto a las jaulas, y cuando uno de sus vecinos al compró una cámara captó por casualidad la señal que venía de la casa de las Mauerová. Acudió inmediatamente a las autoridades y la policía se presentó en el lugar.

Allí encontraron a los menores tumbados sobre su propio excremento y a una niña que aseguraba llamarse Anicka llorando junto a ellos. No era otra que Barbora.

Las hermanas Mauerová fueron detenidas y Barbora llevada a un centro de menores del que escapó. Después, durante el juicio, las mujeres aseguraron que fueron manipuladas por Barbora.

La protagonista del horror escapó de República Checa y viajó hasta Noruega, donde cambió espectacularmente su imagen al engordar y cortarse el pelo. Entonces adoptó la personalidad de un niño, Adam.

Encontró a una nueva familia que decidió hacerse cargo de él. Tras levantar sospechas por su extraña conducta los profesores intentaron averiguar más datos sobre su pasado, y Adam desapareció. Poco después Sklorvá fue detenida en el norte de Noruega, y condenada a 5 años de prisión por ser autora intelectual de los abusos a los niños. Por buena conducta, y tras una apelación, fue puesta en libertad, y desde entonces se desconoce su paradero

FUENTE: https://www.elmundo.es/f5/2019/09/25/5d8b2e5ffc6c836a1b8b45b0.html

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here