Ideas para un desayuno saludable 

470

Para concienciar a la población sobre la importancia de escoger bien los alimentos que ingerimos todas las mañanas y cuidar el tiempo que le dedicamos a esta comida, este equipo de dietistas y nutricionistas recoge en un comunicado los principales beneficios que reporta el realizar un desayuno saludable a diario:

1. Ayuda a conservar la masa muscular. «Con la edad -explican los nutricionistas- tendemos a perder masa muscular (sarcopenia), lo que conlleva complicaciones óseas y articulares, un menor gasto calórico y el aumento de la grasa corporal». En este sentido, los expertos insisten en que empezar el día con un buen desayuno es esencial para el cuidado de la musculatura, ya que de esta forma «dotamos al músculo de energía desde primeras horas del día», algo especialmente necesario en el caso de las personas que practican deporte o realizan cualquier tipo de actividad física a lo largo del día. «Si la práctica de ejercicio no se combina con una alimentación adecuada, puede provocar pérdida de tejido muscular, con todas sus consecuencias, y afectar al rendimiento», advierten los nutricionistas.

2. Mantiene activo nuestro metabolismo, evitando la acumulación de grasas. Rompiendo con los falsos mitos que apuntan a que no desayunar ayuda a perder peso de forma más rápida, los nutricionistas recalcan que el ayuno provoca que nuestro cuerpo entre en el llamado ‘modo ahorro’ y comience a acumular calorías ante la situación de escasez de nutrientes.

3. Favorece el comer sano el resto del día. «El hecho de no desayunar se asocia a una mayor ingesta de calorías, pues llegamos a la próxima comida con más hambre, lo que provocará realizar una elección menos saludable de los alimentos y comer de forma más compulsiva», alertan los expertos. Por esta razón, los nutricionistas hacen hincapié en la importancia de ver el desayuno como un «aliado saciante» en nuestra rutina alimentaria. «Hace un desayuno saludable a diario es una de las mejores herramientas para gestionar de forma sana nuestro apetito el resto del día», destacan.

4. Mejora el rendimiento y la concentración. De hecho, según alertan los expertos, omitir esta comida tiene una serie de repercusiones negativas para el organismo. «No desayunar hace que nuestros niveles de glucosa en sangre descienden (hipoglucemia)», explican. Y, ante esta situación, el organismo busca fuentes de energía alternativas que conducen a una situación de cetosis, un estado metabólico que viene acompañado de síntomas como el dolor de cabeza, los mareos o la debilidad.