Parque Nacho Valdés, el espacio verde en Punta Paitilla

698

Junto al Club Unión en Punta Paitilla, con vistas al mar y escondido bajo la sombra de inmensos y frondosos árboles se encuentra un parque con veredas ondulantes salpicadas con bancas, un cercado con juegos para niños y gimnasio para mayores. En otra época contaba con un atracadero para barcas y una playa donde los lugareños refrescaban el calor. Hoy en día, el baño allí no se recomienda, pero sigue siendo un pequeño oasis verde en medio de todo el hormigón que lo rodea.

El único pulmón verde que tiene Punta Paitilla. Esa es la mejor definición para el Parque Marino Ignacio De Jesús Valdés, mejor conocido como Nacho Valdés, un espacio de aproximadamente 15 hectáreas en la Calle Tomás Gabriel Duque de San Francisco.

Dorados amaneceres engalanados con el vuelo de cientos de gaviotas y el sonido de las olas del Océano Pacífico, son el regalo que este parque ofrece a los vecinos que desde tempranas horas el día se ejercitan en las caminerías y bancas del lugar.

El parque Nacho Valdés es el orgullo de Punta Paitilla, diseñado en 1972 por el arquitecto y pintor panameño Guillermo Trujillo, durante la gobernación del Alcalde Ernesto de Diego, un lugar donde las madres y nanas llevan a los niños, los deportistas trotan, los dueños de mascotas pasean a sus perros y las familias comparten momentos de tranquilidad bajo la sombra de árboles frondosos invadidos de ardillas juguetonas.

Fortalezas y debilidades

Según los vecinos, la seguridad es uno de los puntos fuertes desde la llegada de la nueva administración de la Alcaldía de Panamá. Ahora, gracias al trabajo del programa Vecinos Vigilantes del sector, la presencia permanente de dos funcionarios de la Policía Nacional y las unidades que hacen rondas constantes por las calles cercanas, las personas están mejor resguardadas.

Durante la presidencia de Ernesto Valladares, cuentan usuarios, se vendieron al Club Unión de Panamá aproximadamente 3 mil 200 metros cuadrados de tierra que pertenecían al parque y que estaban destinados para estacionamientos, afectando a los visitantes que llegan con vehículos.

En otro apartado, los residentes comentan que el sistema de recolección de basura en general también ha mejorado, a pesar que en momentos hay usuarios que arrojan desperdicios en el suelo.

Por último, un elemento que, ha a pesar de haber recibido atención, continúa con debilidades es la iluminaria. Muchos comentan que se deben sustituir los focos por otros más potentes para asegurar la visibilidad hasta las 10 de la noche, hora en la que se permite la estadía en las bancas.

FUENTE: https://tucomunidad.com.pa/2015/10/parque-nacho-valdes-el-oasis-de-punta-paitilla/